Vertiginoso acompañante

Tan impetuoso, y cruel a veces
dejando heridas, vivencias,
pasando en mi vida sin tregua,
sintiendo que tienes el poder.

Tu ligereza me asusta ¡quisiera detenerte!
No puedo controlarte aunque quisiera,
¿Entonces todo depende de ti?
a veces siento que eras mi enemigo,
otras tan entrañable en mi vida.

Lo sé, sanas mis heridas,
gracias a ti ante la adversidad, miro el horizonte,
dejando en el olvido amargos momentos.
Pero también me fatigas,
me haces débil,
tu inexorable presencia me agobia.

En ti busco instantes atrapados,
recuerdos limpios y vivos,
remembranzas que me hagan sonreír.

Y aunque escaparás de mi fugaz vida en algún momento,
tu paso dejará cicatrices, marcas, señales
y seguirás dejando tu huella en el espejo,
antes de ese ultimo suspiro cuando me despida de ti, Tiempo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *